GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

martes, 30 de noviembre de 2010

LOS RELATOS DE CARLOS BASABE.

CARLOS BASABE ESCRITOR.
JORGE Y JUAN

Jorge había nacido para ser un excelente deportista, corría el año 55 y en campo de fútbol del Club Atlético Regina, un sol de justicia calentaba la poca gramilla que había sembrado el encargado de cuidarlo.
Don Blagonich le daba vueltas a la manija de un aparato que él mismo había fábricado para confeccionar el alambrado olímpico que los directivos del club le encargaron para ahorrar algunos pesos, en eso llegó Jorge como cada tardecita para ejercitar donde "los grandes" jugaban cada domingo.
Tenía la ilusión de integrar la plantilla del Club cuándo reuniera los años suficientes y no escatimaba esfuerzos para lograrlo,...parecía que tenía un pacto con su cuerpo y cada ejercicio era una sola reacción muscular y psíquica que ensamblaban a la perfección,... ¡pensaba algo y su concentración era tal que nada era imposible!.
Juan Blagonich lo entusiasmaba y lo alentaba para que fuera el mejor deportista del pueblo y así nació una amistad muy grande entre ambos.
Al principio se sorprendió cuándo intentó llegar de un salto al travesaño de la portería pero lo superó ampliamente sin ningún esfuerzo,... otro día intentó hacer un "pique" a lo largo del campo y solo le bastaron tres zancadas como de treinta metros cada una.
Esta asombrosa demostración desconocida e inexplicable en el cuerpo de un adolescente fue para los habitantes de Regina y pueblos vecinos, asombrados invitaran a Jorge a hacer apuestas de velocidad en el campo de carrera de caballos "El chiripá" que estaba situado a la salida en dirección a Buenos Aires.
Jorge pulverizaba la velocidad de caballos, autos y motos que se atrevían a desafiarlo, se corrió la voz y en esa especie de concentración psicomotriz inexplicable, Jorge sabía saltar el arroyo una y otra vez jugando a convertirse en un personaje tremendamente popular y de estudios científicos inexplicables.
Juan Blagonich lo veía a diario y sabían compartir charlas distendidas a última hora de cada tarde, mientras Jorge estrenaba cada vez con más pasión,...se había convertido en el ayudante de Juan que regaba el campo, limpiaba los vestuarios y los baños.
Pintaba las marcas del campo con cal todos los sábados mientras su mujer lavaba las camisetas, las medias y los pantalones de los jugadores que tendía diligentemente en el tendedero de la casita que les dejaba el Club para vivir, (una casita de ladrillos sin revocar pintada de cal blanca que le sobraba de los marcajes).
Un domingo cuándo Jorge tenía dieciséis años, se jugaba un clásico entre el Club Atlético Regina y el equipo del pueblo vecino de Ingeniero Huergo,.."los Gallegos" como estaban bautizados los otros jugadores venían a lavar una derrota que le habían infligido los eternos rivales de "La perla del Valle".
Diego López, Cono Randazzo y Daniel López Holgado habían llegado temprano para dejar instalado los sonoros de transmisión del campo en una casilla de madera que mostraba pomposamente un cartel en el frente con la leyenda "Rincón deportivo", el "Flaco" se había colocado en la entrada por la calle Cipolletti con el triciclo de los helados que fabricaba el viejo Ricci, "el potro Ledesma" había acotado un pedazo en el fondo donde vendería "choripanes" asados en un elástico de cama a modo de parrilla y el bar del club junto a la cancha de bochas estaba hasta la bandera.
Blanca Valverde juntaba hinchada para echarle unas puteadas a los Gallegos cuándo pasaban camino al centro del campo.
Jorge estaba eufórico y deseaba cumplir los dieciocho para entrar en el equipo grande. ¡faltaban pocos minutos para el comienzo y los jugadores que aún no eran profesionales habían comido unos chorizos y empezaron a sentir algunos retorcijones de estómago con abundante sudoración,..el entrenador llamó a reunión para dar los últimos consejos y el vestuario estaba convulsionado.
Algunos jugadores hacían cola en la puerta del baño con una tremenda diarrea que les cambiaba el color de la cara.
Se pudieron juntar solamente diez jugadores y faltaba uno más para complementar ese equipo que con mucha suerte habían podido reunir entre todos los titulares y suplentes,.... Blagonich que estaba presente, sugirió tímidamente que incorporaran a Jorge en el equipo que ya estaba siendo reclamado por los altavoces,... aplaudieron la indicación de Juan y llamaron a Jorge para que se pusiera la ropa.
Habían pasado el primer tiempo y un empate premiaba al Club Regina que jugaba con sus integrantes descompuestos mientras Jorge era la admiración por la rapidez con que se desplazaba,..! se pita un saque de esquina favorable al local y se preparan para el centro!!.
Jorge siente que debía pedirle al cuerpo un esfuerzo complementario y se concentró entre los que se preparaban para el cabezazo,¡saque de esquina que venía muy pasado y Jorge se sienta sobre los talones para tomar impulso y cabecear el centro!,.. se impulsa y pasa de largo rozando la pelota a una velocidad increíble, el público primero enmudeció por el salto, pero este seguía un vuelo infinito para perderse en el cielo ante la mirada incrédula y aterrorizada de todos, algunas mujeres se desmayaron y los dos enfermeros del hospital que estaban sentados en el banquillo nunca pudieron intervenir porque Jorge nunca regresó de aquel salto.
El tiempo fue pasando y aquello entró a ser tema de conversación en toda Argentina, ¡Qué misterio de la naturaleza había creado aquel misil joven que su única ilusión fue jugar con los grandes???.
Lo cierto fue que Blagonich lloró su desaparición mientras seguía con su trabajo de cada día,.. una tardecita, Juan estaba dándole a la manija del aparato y escuchó el canto de un pájaro que se paró sobre un poste del alambrado,..¡lo miró con atención y no daba crédito a lo que estaba viendo, puso la mano a modo de visera sobre los ojos y descubrió que la cara del ave era la cara de Jorge.
¡¡¡Ahí estaba de nuevo!!! regresaba convertido en pájaro, ¡ venía a visitar a su amigo y conversaron, le contó cosas que Juan nunca reveló ya que para el resto de la gente el pájaro era invisible.
Los que sabían acercarse para ver a Juan conversando animadamente, a veces solemne y otras riendo aseguraban que la falta de su amigo lo había trastornado y conversaba solo con un fantasma que solo él podía ver,.. pero lo cierto es que Jorge y Juan fueron amigos hasta la muerte,.. ¡amigos de aquellos que vencieron a la naturaleza para emprender un camino sin retorno.

* Transcrito del libro "Cuentos argentinos COMO LA MONA (Expresión Argentina que significa "Mal hecho")", páginas 125/129 cuya autoría es del reginense Carlos Basabe Cerdá (año 2006) libro de relatos amenos de pura imaginación del autor que tiene algo que ver con situaciones reales.
Carlos Basabe es "un trotamundos" que está radicado desde 1981 en Palma de Mallorca (España).






No hay comentarios:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.